Actividad reciente

Debate

DEFENDER LO PÚBLICO, CAMBIAR EL MODELO PRODUCTIVO, ¡PODEMOS!

  18 Comentarios  •  14/02/2019  •  MA.64

Las ciudadanas y ciudadanos de los países que han sufrido largas dictaduras tienen dificultades para entender lo público como algo propio, que les pertenece. De la misma forma, acaban adquiriendo una idea bonapartista del estado, sin comprender que es la gente la verdadera tenedora del estado y, por tanto, de lo público.

Por tanto, la primera acción que tenemos que acometer en este punto es re-educativa, la gente tiene que asumir que es “propietaria” del estado, que les pertenece y, por tanto, están en el derecho y la obligación de administrarlo.

Lo público es todo aquello que debe estar orientado a mejorar la vida de la gente, pero cabe incluso la viceversa, todo lo que es sustancial para asegurar la vida digna de la gente tiene que ser público.

Nadie cuestiona que la policía, el ejercito o la justicia tengan carácter público, sin embargo, sí lo hacen con la educación, la sanidad, los servicios sociales, la razón es bien clara, en el caso de las primeras hay pocas posibilidades de negocio, pero sí lo hay en las segundas, todas ellas están generando grandes beneficios a las empresas privadas proveedoras de los mismos.

Atendiendo la la definición de España como estado social y a los preceptos constitucionales, que consagran los derechos a la educación, la sanidad y a recibir los recursos necesarios para una vida digna, si no fuera porque la constitución se interpreta con ópticas neoliberales, la práctica de negocios en esas áreas podría incluso ser declarada fuera de la constitución.

En las democracias occidentales, la implementación del denominado estado de bienestar, fue una consecuencia de la guerra fría, lo que estamos viendo ahora demuestra que fue una actitud hipócrita, solamente orientada a evitar el contagio de las ideas socializantes entre los trabajadores y trabajadoras. Si bien ya Margaret Thatcher y Ronald Reagan habían provocado grandes embestidas contra el estado de bienestar, es a la caída del Muro de Berlín cuando estos ataques se generalizan y, por razones difíciles de explicar, los partidos socialdemócratas no tienen una respuesta adecuada a estos ataques y, no sólo eso, poco a poco modifican su discurso asumiendo los principios neoliberales, afectando tanto a la dejación de la defensa de lo público, como a la modificación del modelo productivo, permitiendo y promoviendo alteraciones que conducen a relaciones laborales cuasi esclavizantes.

Para un español demócrata es bastante difícil reconocer, que trabajo y abandono de la pobreza iban apareados en los años 60 y 70 del siglo pasado; sin embargo, hoy nos encontramos con que hay trabajadores y trabajadoras, que a pesar de tener un trabajo, muchas veces extenuante, persisten en su situación de pobreza. Todo esto ocurre porque el abandono de lo público provoca, en realidad, el abandono de la gente.

La recuperación de lo público tiene que estar indefectiblemente unida a la modificación del modelo productivo, poniendo el foco en los derechos colectivos y no en los individuales de acumulación de riqueza, como preconiza el modelo neoliberal. Éstos sostienen que la iniciativa privada es más eficiente en la creación de riqueza y que siempre ésta acaba permeando en la sociedad, provocando una mejora de las condiciones para toda la gente. La experiencia que hemos vivido en esta última crisis demuestra que ni lo uno, ni lo otro es cierto. En la España actual, las empresas privatizadas generan beneficios porque actúan en régimen de oligopolio y en todas ellas se ha creado un abismo entre las retribuciones de sus mandatarios y las trabajadoras y trabajadores. Sólo un dato, el ERE del grupo PRISA supuso un ahorro en nóminas aproximadamente igual que el salario de su Consejero Delegado, Juan Luis Cebrián.

La mejora del modelo productivo implica, necesariamente, la derogación de las dos últimas reformas laborales, que han desincentivado la mejora de los procesos de producción y favorecen la simple reducción de plantilla. España es un país que cuenta con una importante masa laboral cualificada, que realiza trabajos muy por debajo de esa cualificación. La consecuencia es que se genera un valor añadido inferior al que se podría potencialmente y las empresas lo resuelven abonando bajos salarios.

P { margin-bottom: 0.21cm; }

Modelo productivo Lo público
9 votos
0,7% / 100%
5 apoyos 
0,3% / 100%
2 apoyos