Volver

Montes, campos, agricultura y ganadería.

3b3063ee5623f7bc372c35ef21ba4e41 ASalvador4  •  15/12/2016  •    3 Comentarios  • 
Código de la ICP: -2016-06-1573
Debemos potenciar una de nuestras joyas económicas.

Creo que aún somos una potencia en este sector productivo, y para seguir siéndolo deberíamos iniciar acciones como: - Ordenar las zonas de producción agropecuarias maximizando la industrialización del sector. - Revisar los derechos de propiedad sobre terrenos abandonados, contaminados, con actividades ilegales o con interés agropecuario o de conservación. - Realizar un listado de terrenos con interés agropecuario, de propiedad gubernamental o procedentes de embargos judiciales y confiscaciones para su reparto entre quienes soliciten su explotación agropecuaria en alquiler. - Trabajos de apoyo a reformas en el medio agrícola y ganadero para explotaciones medianas y pequeñas. - Creación de parques nacionales con aprovechamiento turístico sostenible de explotación privada y vigilancia pública. - Ampliación de recursos humanos y equipamientos de dispositivos de prevención de incendios forestales, creando una organización a nivel estatal perfectamente coordinada. - Aprovechamiento de los recursos naturales de limpieza y talas para la generación de compós y producción térmica. - Ampliación de las cabañas ganaderas para mantener límpios montes, zonas boscosas y campos.

Se trata de salvar, conservando, ampliando y recuperando nuestro valioso patrimonio natural, agrícola y ganadero. En un mundo cada vez más concentrado en las ciudades, con un abandono generalizado del campo y sus actividades, nos estamos abocando a una realidad agroalimentaria que lleva irremediablemente a la pérdida de las identidades alimentarias, creando una uniformidad en la producción de alimentos que solo beneficia a las grandes industrias del sector, y que conlleva la desaparición de miles de explotaciones que deberían ser productivas y beneficiosas tanto para las personas que las realizan y que mantienen asentada la población en nuestros campos, como para la generación de miles de nuevos puestos de trabajo, así como generar más ingresos vía exportación. Tenemos los mayores bosques y habitats naturales de Europa, unos productos agrícolas y ganaderos envidiados por casi todo el mundo, y qué hacemos con ellos, pués según parece los actuales gobernantes se dedican a destruirlos, ahogando a los productores no imponiendo precios mínimos, no evitando la importación de productos de peor calidad y con falta, en muchos casos absoluta, de controles fitosanitarios, que sin embargo se les imponen a nuestros productores desde Europa, con la consiguiente recarga de costes que hacen menos competitivas nuestras carnes, leches, patatas, tomates, etc, etc. Una auténtica canallada contra una de nuestras joyas productivas que acabará haciéndonos dependientes de alimentos al igual que ahora lo somos del petróleo, vamos un chollo para la economía que nos están trayendo estos que nos gobiernan.

Y ahora voy a hablaros de pantanos y del dictador Franco... Hace unos días ví un documental sobre los pantanos y el consiguiente atentado medioambiental, cultural, social y otros. Hasta ese día yo creía en la bondad de la determinación del general rebelde en la construcción de pantanos; pero como no puede ser de otra forma, y al tratarse de una típica obra faraónica, ésta ni se consultó a los afectados, ni se tuvieron en cuenta otros factores que los de obedecer ciegamente las órdenes del asesino. Y se perpetuó la tragedia: - Medioambiental al poner barreras a los peces que otrora deshovaban en los nacimientos de los rios, y que provenientes de mares lejanos debían subir a contracorriente. - Cultural al inundar parte de nuestro patrimonio histórico cultural, quedando destruído para la posterioridad. - Social al dispersar las comunidades afectadas, sumergiéndolas en la diáspora de sus gentes. - Otros atropellos como fue la dectrucción de una economía agraria que empezaba a florecer con la producción de alimentos cosechados en las tierras anegadas, de carnes de las ganaderías aposentadas en los fértiles valles ahora cubiertos por las aguas del abuso y la sinrazón.

Hay quienes dirán que con los pantanos vino riqueza, pero esa riqueza a menudo solo sirvió para amasar la unos pocos, y la escasa producción eléctrica, que en algunos casos ni siquiera llegó a producirse jamás, solo sirvió para mandarla a las grandes urbes para que las empresas eléctricas se forraran a cuenta de la agonía de tantos animales, personas y recursos que no eran de quienes sacarían las tajadas. En el documental se dice que las cosas se pudieron hacer de otra forma, pero era más cara para los que habían visto un enorme filón en la depredación de valles y hogares. Se podían haber construídos presas más pequeñas, manteniendo las poblaciones y las industrias emergentes, contruyendo a la vez pasos alternativos para la faúna piscícola. En fin que Paca la Culona hizo posible otra catástrofe que a día de hoy a nadie parece importarle y que nadie parece dispuesto a reparar, y que a pesar de lo que otros crean sí que se puede.

¿Dejaremos que el campo muera?

pesca Ganadería Agricultura campo

Comentarios (3)


Necesitas iniciar sesión para comentar.
0bf7bab3b6a0ba0ea9730823dac3bb65
MLOURDES  • 

100% de acuerdo, ASlvador. En cuanto a lo de los pantanos, fue un crimen de consecuencias que aún pagamos y pagaremos, sé que en Bután (país que en lugar de medir su riqueza por el producto intrior bruto, o PIB, la mide por la felicidad interior bruta de sus habitantes, FIB), por su constitución, están obligados a mantener el 60% del país como bosques protegidos (mantienen verde con especies autóctonas el 72% del territorio) y una orden de emisiones de carbón de 0%, para lograr cumplirlo, viven y exportan energía hidroeléctrica (sus habitantes de las zonas rurales la reciben gratis, para que no tengan que calentarse o cocinar con carbón), a base de presas, pero son presas pequeñas, que no destrozan poblaciones, ni humanas ni de peces, con esto quiero decir, que hay otra forma de hacer las cosas, sin que se castigue tanto al entorno, pero está claro que las élites NO QUIEREN. Saludos

Sin votos  |  0 0
1 Respuesta
3b3063ee5623f7bc372c35ef21ba4e41
ASalvador4  •  Autor  • 

El problema es que o arreglamos el medioambiente o lo pagaremos muy caro. Saludos.

Sin votos  |  0 0
1 Respuesta
0bf7bab3b6a0ba0ea9730823dac3bb65
MLOURDES  • 

Tienes toda la razón, es más, ese es el mayor de los problemas, si el entorno se destruye, de poco servirán los cambios sociales y políticos. Un saludo.

Sin votos  |  0 0
Sin respuestas